Home / Salud bucal en adolescentes

Salud bucal en adolescentes

Dentición permanente

Se denomina dentición permanente, dientes que se forman después de la dentición decidua o temporal. Se puede encontrar con otros nombres como dientes secundarios, segunda dentición o dientes de hueso. En promedio comienza a aparecer a la edad de 6 años hasta los 18 años aproximadamente.

Esta dentición consta de 32 dientes en total, 16 dientes superiores y 16 dientes inferiores. Se completa la erupción de los dientes permanentes más o menos a la edad de 18 a 21 años con la muela cordal que puede o no salir en boca.

La dentición permanente consta de:

4 incisivos centrales: 2 superiores y 2 inferiores
4 incisivos laterales: 2 superiores y 2 inferiores
4 caninos: 2 superiores y 2 inferiores
8 premolares: 4 superiores y cuatro inferiores
12 molares: 6 superiores y 6 inferiores

Cronología de la erupción de los dientes permanentes

Primer molar 6-7 años
Incisivo central 7 -8 años
Incisivo lateral 8-9 años
Primer premolar 10-12 años
Canino 9-10 años
Segundo premolar 10-12 años
Segundo molar 11-13 años
Tercer molar 17-21 años

Funciones de los dientes:

Los incisivos son afilados y cortan los alimentos.
Los caninos son llamados comúnmente colmillos y tienen la función de desgarrar los alimentos
Los premolares se encargan de triturar los alimentos.
Los molares se encargan de moler los alimentos.

No todos los niños tienen la misma edad de erupción, ésta puede variar, por factores como sexo, edad, raza, tipo de alimentación, alteraciones hormonales, etc. Lo importante es que se realice controles periódicos para ver si existe alguna alteración que impida el desarrollo normal de la erupción.

Los dientes permanentes con respecto a los temporales tienen las siguientes diferencias:

Son de mayor tamaño que los temporales
Su color es blanco hueso
El espesor de tejido dentario es mayor que la de los dientes temporales
La dentición temporal posee 20 dientes y la permanente 32 dientes
La dentición temporal no tiene premolares, la permanente si
Las cámaras pulpares en los dientes temporales son más amplias que los permanentes.
La dentición permanente se caracteriza por no poseer diastemas o separaciones, la dentición temporal si puede tener diastemas
Los dientes permanentes son más alargados.
Los premolares tienen dos cúspides y se conocen comúnmente como bicúspides.
Los molares tienen las cúspides anchas y son de mayor tamaño que los dientes temporales
Los dientes permanentes tienen una característica de poseer mamelones ( son bordes incisales redondeados que con la edad se vuelven rectos)
El uso de la seda dental es el complemento de una buena higiene bucal
Es muy importante asistir al odontopediatra cada tres o seis meses según el riesgo que presente el niño, ya que a medida que se revisa la guía de erupción y la oclusión se pueden hacer tratamientos tempranos y a tiempo para cumplir ciertos objetivos de acuerdo a la edad, en cuanto a la oclusión y el asesoramiento de la higiene oral y prevención.

A medida que el niño va cambiando de dentición se va modificando la técnica de cepillado y la dosificación del dentífrico con flúor va variando.

Las enfermedades bucodentales se pueden prevenir a través de hábitos saludables como por ejemplo:

Cepillarse los dientes por lo menos dos veces al día con dentífrico fluorado según indicaciones del odontopediatra.
Usar hilo dental todos los días
Tener revisiones regulares según el riesgo que presente, tanto en niños como adolescentes.

La palabra hebe deriva de la palabra griega hebos que significa “juventud”. Es por esto que se habla de Odontología para el adolescente (odontohebiatria). En Odontopediatría, los adolescentes son un grupo de referencia importante, porque es una etapa de profundas transformaciones en lo físico y emocional del ser humano, el profesional entiende que ya no es un bebé y que el dialogo así como los tratamientos odontológicos cambian.

La adolescencia va desde los 10 a los 19 años aproximadeamente. Esta pasa por un desequilibrio e inestabilidades, momentos de timidez, audacia, incoordinación, desinterés conflictos afectivos, intelectualizaciones, etc. Es importante que los adolescentes vayan asumiendo responsabilidades y dentro de ellas el cuidado por su propia salud.

Los cambios hormonales, la dieta, hábitos de higiene inadecuados y otros factores que modifican el ambiente interno y externo del individuo convierten a los adolescentes en un grupo de riesgo para la salud bucal. Tales como las bebidas alcohólicas, cigarrillos, bebidas carbonatadas, etc.

El control periódico con el odontopediatra y los programas preventivos son muy importantes en éste período por la presencia en cavidad bucal de piezas dentarias recién erupcionadas, lo que las hace vulnerables.

La aparición de enfermedades tales como caries dental, gingivitis y/o periodontitis, entre otras puede generar problemas psicosociales asociados con la estética y autoestima. Esta transición de la niñez a la edad adulta puede impactar negativamente en la salud oral.