Traumatismos dentales en odontopediatría

Lun
10
FEB

Dra. Ximena Baquero Alvarez, odontopediatra

Traumatismos dentales en odontopediatría

¿Qué es el trauma dentoalveolar?

El trauma dentoalveolar se define como un impacto agresivo sobre las estructuras biológicas dentales y/o estructuras adyacentes de las cuales se deriva algún tipo de lesión.

Los traumatismos dentales ocurren en cualquier edad, pero existen picos de ocurrencia que son: en menores de 2 años y entre los 7 y los 9 años. En un estudio realizado en 1998 en 4 instituciones de salud en la ciudad de Bogotá se encontró que en 266 niños que sufrieron TDA , 34% fue en niños de 7 a 12 años, 24.06% de 0 a 2 años, 20.68% de 3 a 6 años y 20.1% de 13 a 17 años. En otro estudio similar realizado en el Hospital de la Misericordia en el 2003 se encontró una prevalencia de 10.5% de TDA, con una frecuencia de 46% en la dentición primaria y una ocurrencia de 21.5% en niños de 0 a 2 años y de 46.8% hasta los cinco años. Por esta razón los odontopediatras frecuentemente nos vemos enfrentados a manejar pacientes muy pequeños con dientes traumatizados con formación radicular y cierre apical incompletos, tanto en primarios como en permanentes jóvenes.
Las lesiones traumáticas dentales han sido clasificadas de acuerdo a una gran variedad de factores, como son, etiológicos, anatómicos, patológicos, de consideraciones terapéuticas y según el grado de severidad. Tanto en la dentición primaria como en la permanente se clasifica en:
LESIONES EN TEJIDOS DUROS: infracción del esmalte (sin pérdida de estructura); Fractura solo de esmalte; Fractura de esmalte y dentina (no complicada) y Fractura de esmalte, dentina y pulpa (complicada). Fractura corono-radicular no complicada: esmalte, dentina y cemento sin exponer la pulpa. Fractura corono-radicular complicada: esmalte, dentina y cemento exponiendo la pulpa y por último las fracturas radiculares que involucran dentina, cemento y pulpa y se clasifican de acuerdo a su localización y al desplazamiento del fragmento coronal.
Fotos 1 y 2 Fractura coronal esmalte y dentina en los dientes 21 y 31, el TDA más común en la dentición permanente.
LESIONES A LOS TEJIDOS PERIODONTALES: Concusión: lesión menor, sensible a la percusión,sin sangrado gingival ; Subluxación: movilidad, sensibilidad, sin desplazamiento con sangrado gingival; Luxación intrusiva: desplazamiento apical dentro el hueso alveolar, luxación extrusiva: dislocación periférica o avulsión parcial, luxación lateral: desplazamiento en dirección diferente a la axial y Avulsión: desplazamiento completo del diente fuera de su alveolo.
Fotos 3 y 4 Caso de avulsión del diente 51
Colocación de reemplazo estético
LESIONES DEL HUESO DE SOPORTE: fractura conminuta del alveolo: aplastamiento y compresión del alveolo; Fractura simple de la pared alveolar: limitada a la pared vestibular o lingual; Fractura del proceso alveolar: puede o no involucrar el diente y Fractura de la mandíbula o el maxilar: fractura extensa del hueso basal y/o rama mandibular.
LESIONES DE LA ENCIA O MUCOSA ORAL: Abrasión (herida superficial epitelial), Contusión (hemorragia de tejido subcutáneo sin laceración de tejido epitelial generalmente por un objeto sin filo) y Laceración (desgarro del tejido causado por un objeto afilado).

En la dentición primaria, la luxación lateral es el más prevalente de los traumas dentoalveolares consistente en un desplazamiento usualmente hacia palatino/lingual o vestibular e inmóvil. Por medio de la radiografía oclusal se podrá revelar la dirección del desplazamiento y se observará apicalmente ensanchamiento del espacio del ligamento periodontal. El tratamiento depende del grado de interferencia oclusal que presente: leve: ligero desgaste, moderado: anestesia y reposicionar usando presión labial y palatina, severo: corona dislocada en posición labial la extracción es el tratamiento indicado.

Seguido por la concusión donde el diente se encuentra sensible al tacto, movilidad normal pero no presenta sangrado gingival; radiográficamente no se observan alteraciones por lo cual su tratamiento será limitado a controles clínicos monitorizando la condición de la pulpa por lo menos hasta 1 año.
La subluxación a diferencia del anterior presenta un aumento de la movilidad sin desplazamiento del diente y se puede observar un sangrado gingival. Por lo general no se encuentran anomalías en la radiografía, sin embargo, la radiografía oclusal se sugiere para evaluar posibles signos de desplazamiento o la presencia de fractura radicular. Se recomienda cepillado con cerdas suaves y el uso de clorhexidina tópica al 0.12% libre de alcohol y aplicar en el área afectada 2 veces al día durante 1 semana y controles clínicos periódicos; puede ocurrir cambio de color coronal y no necesita tratamiento a menos que desarrolle fistula.

Foto 5. Diente 61 con cambio de color, secuela de una subluxación, el TDA más común en la dentición primaria
Más allá de un correcto diagnóstico y tratamiento de los traumas dentoalveolares, como odontopediatras debemos evaluar e indagar adecuadamente a los padres/acudientes acerca del evento ocurrido y poder identificar e interpretar el comportamiento y expresiones verbales/corporales de los niños durante la consulta ya que lamentablemente muchos de estos traumas dentoalveolares pueden ser indicio de maltrato infantil.

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Post más populares